Tal vez sea el producto promocional por excelencia. Millones de unidades de bolígrafos promocionales son vendidas en nuestro país cada año, un producto en el que todo cabe: desde el bolígrafo barato usado en promociones masivas, hasta el exclusivo bolígrafo de marca utilizado como exquisito regalo de empresa.

Su uso más extendido es como una peculiar tarjeta de visita que nadie tira. En él, pese a su reducido espacio de impresión, coge generalmente la información principal de una tarjeta comercial: logo, teléfono, dirección, correo electrónico y página web. Se reparten a miles en cada feria y, muchas veces, son complemento imprescindible de otros artículos promocionales como libretas, porta-documentos, carteras, etc…

VIDA ÚTIL

Antiguo bolígrafo publicitario

Antiguo bolígrafo con publicidad de Pepsi Cola. Por cortesía de museodelregalo.com

El tiempo de vida útil de un bolígrafo publicitario varía. Desde un año, que es la media de vida de un bolígrafo barato, hasta decenios en el caso de un bolígrafo de calidad. Durante este tiempo reciben cientos, en algunos casos miles de impactos visuales, convirtiéndose por ello en uno de los elementos promocionales más rentables; un bolígrafo económico de plástico puede costar, personalizado a una tinta, menos de 10 céntimos de euro en Promología.

Durante años será el compañero fiel del teléfono, o permanecerá en el porta-lápices listo para ser utilizado una y otra vez. Y, aunque aquí, solo hablamos de bolígrafos, todo lo dicho es extensible a otros artículos de su familia: lápices y portaminas, rollers, rotuladores, sets de escritura y diverso material de escritorio.

DISTRIBUCIÓN

Otra de las ventajas de los bolígrafos publicitarios es la facilidad y economía de su distribución. Por su tamaño pueden ser enviados a un coste sumamente económico, y pueden ser entregados en mano a miles desde unas pocas cajas que ocuparán un escaso sitio en nuestro stand, vehículo u oficina.

TÉCNICAS DE IMPRESIÓN

Como ya comentamos en otro párrafo de este mismo artículo, la superficie que podemos dedicar a la impresión es pequeña, pero casi siempre suficiente para lo que se pretende. Se puede ampliar el área imprimible utilizando las dos caras del bolígrafo. Hay dos técnicas por excelencia para la personalización de estos productos: la tampografía y el láser. La segunda, más cara, se utiliza generalmente en bolígrafos de mayor calidad y da una marca indeleble, discreta y sin color. La tampografía, que utiliza tinta, deja una impresión más vistosa y es mucho más económica. Otras técnicas de impresión son:

  • Impresión digital: una impresora de inyección imprime directamente sobre el bolígrafo. Muy útil cuando necesitamos una impresión a todo color.
  • Serigrafía circular: utilizada sobre todo cuando queremos imprimir 360 º.
  • Sublimación: poco utilizada, la impresión se transfiere por calor desde un soporte de papel especial. No es válida para todos los materiales, y el producto debe ser blanco.

TARGET

Los bolígrafos publicitarios son uno de los pocos productos promocionales cuyo target es, prácticamente, universal, es decir, el público objetivo al que va dirigido abarca todas las edades, estatus sociales, sexos, etc…, lo que, en algunos casos al menos, simplifica mucho la labor en Promología a la hora de encontrar productos idóneos para una determinada marca, producto o empresa, siendo utilizados como una especie de comodines que casi siempre sirven allí donde todos los demás han fallado.

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso.   © Promología ®

Desarrollado por Hacermiweb